Ante las amenazas de Trump y las recientes reformas fiscales que afectan directamente la permanencia de empresas extranjeras en territorio nacional, fiscalistas que asesoran al gobierno federal han dicho que no habrá más remedio que generalizar el IVA y que alimentos y medicinas lo paguen.

Las justificaciones que nos dan es que hay 120 millones de habitantes en el país y son personas que se alimentan y compran medicinas, es un consumo que no se le está poniendo un impuesto y es una perdida para el país. “No es posible que comprar un helado o frijoles, no le deje un aumento de impuesto recaudatorio al país”.

No podemos gravar la canasta básica, porque sería perjudicar a las familias más vulnerables del país, pero los alimentos y medicinas, si se puede porque quien consume alimentos y medicinas no es una familia vulnerable. Algo que ha causado el enfurecimiento de muchos sectores sociales. Países que son más pobres que México tienen estos consumos gravados con algún impuesto y México está siendo muy condescendiente con su población, pero todo tiene un límite y ese límite ya se está sobre pasando, afirman los asesores fiscales del gobierno federal.