Una entrevista que realizaron a Andrés Manuel en Tabasco, revela lo que para muchos es un secreto a voces, negociar su victoria a cambio de evitar cualquier persecución judicial una vez tomando el poder. Las palabras de Andrés Manuel fueron claras, su objetivo no será investigar a Salinas de Gortari, Peña Nieto o la cúpula del PRI. Ha revelado que su objetivo será mirar hacia adelante ya que no es un hombre que busque venganza. Esto nos daría una idea de que el PRI se inclina por una victoria de AMLO que del Panista Ricardo Anaya.

Según la percepción de la cúpula PRIista, Ricardo Anaya se ha convertido en un candidato que no hace más que hablar de la corrupción del PRI y una persona con la cual no se puede dialogar ni llegar a algún acuerdo. En cambio, AMLO ahora es visto como una persona que da un ejemplo de practicidad y apertura.

A la oficina de Rodrigo Gallart en Los Pinos llegan sondeos, los cuales les dan cifras de que la ventaja que tiene Andrés Manuel es imposible de superar, algunos sondeos lo dan ganador hasta por 36 puntos y en ningún estado el PRI arrancaría primero, en la gran mayoría irían terceros y en otros que eran primeros ahora están por debajo del candidato de Morena.

Un escándalo que tiene con mucho temor a Los Pinos es el caso Odebrecht y es por eso que Salinas entraría como intermediario para hacer que este tema quede en el olvido y solo se persiga a aquellos empleados de PEMEX que tuvieron un funcionamiento irregular.

Peña Nieto siempre ha sido un cercano a Salinas de Gortari, que, aunque no siempre lo ha escuchado, lo ha mantenido dentro de su círculo más cercano de influencia. Es por ello que Peña Nieto pondría muchas de sus esperanzas en él, para salir bien librado de la terrible corrupción e impunidad que ha pasado su gobierno.