De todas las reformas que Peña Nieto ha aprobado durante su gestión que vino a “cambiar” la política del país con un “nuevo PRI”. Los datos no mienten, desde antes de que fuera aprobada la reforma energética en reiteradas ocasiones, expertos dijeron que esta no tendría mucho futuro, por los malos manejos de PEMEX. Las cosas no estaban tan equivocadas y los datos nos dicen que esta ha sido un fracaso estruendoso, Peña Nieto saldrá de su gestión y los números de PEMEX son deplorables, la infinidad de cosas que prometió que se mejorarían con la reforma no se han visto y México es un país habido de resultados políticos.

El investigador de la UNAM Fabio Barbosa ha analizado muy de cerca la reforma y cerca del fin de la administración del mandatario ejecutivo él tiene 2 conclusiones: La política energética fue un desastre y el costo de implementarla se ve reflejada en el golpe al bolsillo de los ciudadanos con más impuestos y aumentos en los que ya había.

Según los últimos reportes de PEMEX el 71% de la gasolina consumida en el país tiene que ser importada, un aumento del 13% con relación al 2016 y debido al fracaso de la reforma energética, el precio en los últimos 6 años ha aumentado en un 60%. El precio de la gasolina en México es uno de los más alto en la OCDE y desde hace un año que se abrió el mercado para que existiera competencia para PEMEX y que así el precio pudiera bajar, pero esta mejora no se ha visto y la reforma energética tal parece que seguirá el mismo destino que han tenido la gran mayoría de reformas aplicadas como por el PRI, como es la reforma ferroviaria, educativa, etc., La cual terminan por empeorar las finanzas y calidad de vida de los mexicanos.